Skip to main content

Tango Negro

Es un placer escuchar esta pieza, Tango Negro, de Juan Carlos Cáceres, y más aún saber de este argentino cosmopolita y a la vez fuertemente arraigado a sus pilotes rioplatenses. En su página web aparecen estas palabras del músico Sergio Makaroff(1), que definen la esencia de su música, que es decir su vida.


JUAN CARLOS CACERES


Poseído por una suerte de magnetismo telúrico, Cáceres ha estado siempre en el ojo del huracán. 

Llegó a Paris - ¿casualidad? - en Mayo del '68. No buscaba la playa bajo los adoquines, pero la encontró. Antes, en su Buenos Aires natal, había sido el factótum de la escena existencialista. Estudiante de Bellas Artes durante el día, pianista y trombonista por la noche, agitador, fenómeno de la naturaleza, se convirtió en el Alma Mater de la mítica cueva de Pasarotus, club de jazz y epicentro de las tendencias revolucionarias. 


Ahí se mezclaban beatniks, cachorras de la oligarquía y futuros guerilleros maoístas, muchas veces en la misma persona. Cáceres, tsunami de magma y champagne, llevaba la batuta. Hasta que un día oyó la llamada. En París acompañó a Marie Laforet, fundó los grupos Malón y Gotán, pintó, expuso, enseñó Historia del Arte y profundizó en las raíces de la música rioplatense. Hoy da conferencias sobre el tema, pero sobre todo compone y canta, con voz de león, las canciones más representativas del imparable resurgir del tango, el candombe, la murga y la milonga. Cáceres es el más inspirado, el más impetuoso, el más apasionado y el más ardiente. Este joven nacido en 1936 es la referencia obligada para los creadores, dentro y fuera de Argentina y Uruguay. 

El Río de la Plata, el más ancho del mundo, separa a estos dos países que una vez fueron uno. Cáceres se bebe de un trago esas aguas y se escucha un rugido: es la tormenta de ritmos africanos y europeos que trae del pasado para conmover el presente y preparar el futuro. 

La modernidad está en los orígenes

Por Sergio Makaroff


Y para terminar les sugiero escuchar otra pieza de Juan Carlos Cáceres: Serafín, incluida en su album Tango Negro Trio.




Notas
(1) Sergio Makaroff, que acaba de contestar un mensaje que le envié donde le comunicaba sobre la utilización del texto anterior, tuvo la gentileza de enviarme el enlace a Habanera, un excelente trabajo discográfico del pianista argentino Gerardo Di Giusto y la Camerata Romeu, dirigida por Zenaida Romeu y editado por el sello Mañana, del también músico y hermano de Sergio, Eduardo Makaroff. Les propongo escuchar la obra de Sergio Makaroff, quién dijera tan hermosas palabras sobre Juan Carlos Cáceres.

Comments

Popular posts from this blog

El ritmo de tango, o habanera, en la música clásica

En tiempos de internet, donde el afán por el conocimiento te puede llevar por caminos trillados, confusos o equivocados, hay que aprender a extraer la información de la manera más profesional posible. Hay seudo-verdades que se vienen arrastrando desde hace siglos. En el caso que nos ocupa, una variedad nada despreciable de equivocaciones: históricas, racistas, sociales, políticas, culturales, están inmersas en su poderoso caudal en relación a una de las células rítmicas que más ha influido en la cultura popular musical y bailable del continente americano: tango congo.
Mostraremos, a partir de trabajos publicados en diferentes épocas, los deslices y equivocaciones, intencionados o no, acerca de tango congo. El de hoy, Imágenes de España en la música de Debussy, es una monografía presentada por Paloma Otaola González a la Universidad Jean-Moulin Lyon 3. 
Trabajos como este confunden a los no entendidos sobre el tema, pues no aclaran con exactitud los términos musicales con los que elabora…

La primera habanera descubierta

El amor en el baile .Con este título se publicó lo que los musicólogos e investigadores han reconocido como la primera habanera escrita. Apareció en el periódico literario habanero La Prensa, un 13 de noviembre de 1842. Los versos, expresamente creados para cantarlos en una contradanza por primera vez, dicen así:
Yo soy niña, soy bonita
Y el pesar no conocí;
Yo soy niña, soy bonita,
Y el pesar no conocí. Pero anoche, ¡ay mamita!, Yo no se lo que sentí. Mi corazón latió así... ¡Ay!, yo creo se agita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Porque el amor entró en mi.

En el periódico se habla de que fueron creados y cantados al compás de la música en 1841, unos meses antes de darse a conocer la noticia. Pero lo más importante que sucedió ese día, en uno de los salones del café La Lonja situado en la calle O´Reilly y a un costado del Palacio de los Capitanes Generales,…

Long and fruitful musical relationship. Cuba and the United States. First exchange

Louis Moreau Gottschalk and Manuel Saumell

This month marks the 143 anniversary of the death of Manuel Saumell, important Cuban composer and pianist, the Father of cuban quadrilles.Louis Moreau Gottshalk, who died in Rio de Janeiro, was one of the most important American musicians of his time and a pioneer in America in the use and mix of popular music in classical music.They had met in 1854 in Havana, on the first trip of the three that were made to Cuba, to seal a friendship that led to the first documented musical exchange between the music of both countries.A mid-nineteenth century Havana and New Orleans were the cities of greater cultural exchange and trade in the area. Their sugar industries were very connected to each other and Gottschalk, who had just arrived from his European training full of recommendations to the authorities of the island, made ​​his entrance to a city that boasted of receiving the best shows coming out of European borders.

Within days he met the most importa…