Skip to main content

Los ancestros de tango congo


Nuestros ancestros, los hombres de Kibish, vivieron en lo que hoy es el territorio sur de Etiopía, al sureste del desierto del Sahara.  
Los pueblos predominantes del África subsahariana se desplazaron por todo ese territorio durante varios siglos, originando el proceso más relevante de la prehistoria del continente africano: la expansión bantú. En tales migraciones arrastraron sus expresiones culturales. Una de ellas, tal vez la más primitiva, fue la música. Expresión de la existencia humana ante la naturaleza y el universo. En esos inicios, donde el tambor, en su definición más elemental, fue el objeto de tal expresión, podemos encontrar, sin temor a equivocarnos, la presencia ancestral de tango congo
En un instrumento de percusión, primero de forma natural y luego fabricado, fue donde primero expresó el hombre sus emociones. La voz necesitaba acompañarse de sonidos exteriores y en el proceso surgió el tambor.




Como se hace un Djembe en Africa


El tambor significa, por tanto, una de las expresiones culturales más ancestrales del ser humano. Cuando aún la melodía y la armonía, dos de los elementos que constituyen la música, ni siquiera era pensada por el hombre, ya el ritmo, el tercero de ellos, retumbaba en todo el planeta. Y lo hizo, indudablemente, a través del tambor. Pero el tambor fue el objeto. La fuerza expresiva de su sonido la infundía el hombre mismo. La copiaba de la naturaleza pero la traía en su interior. Es, en suma, la esencia que nos imbrica al universo. Al instante en que surge el sonido del tambor, aparece la necesidad de danzar con él, por él y a través de él. La música brota y genera el baile, convirtiéndose en expresiones humanas inseparables. El hombre, desde sus orígenes y en su expansión natural por el planeta, viajó con ambas. En miles de años de recorrido buscó, y encontró, las formas y maneras de expresarse mediante la música y el baile, fabricando cuanto instrumento necesitó para ello. Hacia finales del siglo XV, y durante casi cuatro siglos, millones de africanos fueron trasladados, forzosamente, al continente americano. Los hicieron viajar con las escasas ropas que cubrían su cuerpo. Pero en su memoria llevaban siglos de cultura. En sus genes transportaban el ritmo de la vida. Viajaron con su música y su danza, y con ellas los patrones rítmicos que marcaban su existencia. Ahí vino tango congo, o al menos sus orígenes telúricos. Que expresan, como en un principio fue, la fusión entre el hombre y el universo. Un largo recorrido a través de océanos, mares y ríos para depositar, en las tierras en que se ha asentado, el impulso telúrico de la vida a través de la música y el baile.




Los Papines. Cuba 





A ese recorrido, a esa imbricación, a esa fusión de culturas, es que va dedicado el proyecto TANGO CONGO






Fuentes


Comments

Popular posts from this blog

El ritmo de tango, o habanera, en la música clásica

En tiempos de internet, donde el afán por el conocimiento te puede llevar por caminos trillados, confusos o equivocados, hay que aprender a extraer la información de la manera más profesional posible. Hay seudo-verdades que se vienen arrastrando desde hace siglos. En el caso que nos ocupa, una variedad nada despreciable de equivocaciones: históricas, racistas, sociales, políticas, culturales, están inmersas en su poderoso caudal en relación a una de las células rítmicas que más ha influido en la cultura popular musical y bailable del continente americano: tango congo.
Mostraremos, a partir de trabajos publicados en diferentes épocas, los deslices y equivocaciones, intencionados o no, acerca de tango congo. El de hoy, Imágenes de España en la música de Debussy, es una monografía presentada por Paloma Otaola González a la Universidad Jean-Moulin Lyon 3. 
Trabajos como este confunden a los no entendidos sobre el tema, pues no aclaran con exactitud los términos musicales con los que elabora…

La primera habanera descubierta

El amor en el baile .Con este título se publicó lo que los musicólogos e investigadores han reconocido como la primera habanera escrita. Apareció en el periódico literario habanero La Prensa, un 13 de noviembre de 1842. Los versos, expresamente creados para cantarlos en una contradanza por primera vez, dicen así:
Yo soy niña, soy bonita
Y el pesar no conocí;
Yo soy niña, soy bonita,
Y el pesar no conocí. Pero anoche, ¡ay mamita!, Yo no se lo que sentí. Mi corazón latió así... ¡Ay!, yo creo se agita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Porque el amor entró en mi.

En el periódico se habla de que fueron creados y cantados al compás de la música en 1841, unos meses antes de darse a conocer la noticia. Pero lo más importante que sucedió ese día, en uno de los salones del café La Lonja situado en la calle O´Reilly y a un costado del Palacio de los Capitanes Generales,…

Habanera

Tango Congo en la Habanera Una viaje por el mundo hasta hoy

En la habanera viajó tango congo a través de toda América, luego de un viaje a Europa en la obra del vasco Sebastián Iradier. El Arreglito, una de las habaneras del músico peninsular, fue incorporada a la ópera Carmen por George Bizet, pensando éste que era una pieza anónima de la música española, de la que tanto gustaba.  Llegó a América aupada en la fama que alcanzó Carmen, la obra del compositor francés. Y desde el río la Plata, en el sur americano, hasta el río Hudson, en  tierras norteamericanas, sintió el aplauso atronador de un público que no ha dejado de tararearla.
El siguiente artículo, de la musicóloga cubana María Teresa Vera, es un exhaustivo análisis de la procedencia de la habanera y sus raíces en la contradanza criolla.




Maria Teresa Vera La Habanera


La música es uno de los rasgos culturales en los que se denotan los primeros elementos nacionales. Desde el siglo XVIII se conocían en España géneros musicales “venidos d…