Skip to main content

Black Tango

It is a pleasure to hear this Juan Carlos Cáceres´s piece, Tango Negro, let alone know of this Argentine cosmopolitan yet deeply rooted to their pilings River Plate. On its website are the words of the musician Sergio Makaroff, that define the essence of his music, which is his life.


JUAN CARLOS CÁCERES

Possessed by a strong magnetic tellurism, Cáceres was always to be found within the limits of the hurricane’s eye. 

He arrived in Paris – was it mere chance? – in May 1968. He was not looking for a beach under the cobblestones, but he found one. In Buenos Aires, where he was born, he had been the factotum of the Existentialist Scene. Student of Fine Arts during day time, trombonist at night, agitator, a force of nature, he became the attraction of the mythic Cueva de Passarato, a jazz club and epicentre of revolutionary trends. There converged beatniks, upper class chicks and future Maoist guerrillas, often combined in a single individual. 

                                               

Cáceres, a tsunami of magma and champagne, was the man in charge. Until one day he answered the calling. In Paris he played with the artist Marie Laforêt, founded the bands Malon and Gotan, painted, produced shows, taught History of Art and did research on the roots of the River Plate’s music. Today he still lectures on the subject, but, above all, he composes and sings, with a lion’s voice, the most relevant pieces that mark the rebirth of tango, candombe, murga and milonga. Caceres is inspired, impetuous, passionate and fiery at this. This youngster, born in the 40s, is the reference for creators in and out of Argentina and Uruguay. 

The River Plate, the widest river in the world, separate these two countries, that once were one. Cáceres drinks these rhythms that Cáceres brings from the past, to move the present and point to the future. 

Modernism is found in the beginnings. 

Text by Sergio Makaroff 

And finally I suggest listening to another piece of Juan Carlos Caceres: Serafin, included in his album Black Tango Trio.



Notes
(1) Sergio Makaroff, just answer me a message which I sent him of the use of the above text. Kindly send me the link to Habanera, an excellent work of the Argentine pianist Gerardo Di Giusto and the cuban group Camerata Romeu and edited by Mañana. I suggest listening to the work of Sergio Makaroff who say such beautiful words about Juan Carlos Caceres.

Comments

Popular posts from this blog

El ritmo de tango, o habanera, en la música clásica

En tiempos de internet, donde el afán por el conocimiento te puede llevar por caminos trillados, confusos o equivocados, hay que aprender a extraer la información de la manera más profesional posible. Hay seudo-verdades que se vienen arrastrando desde hace siglos. En el caso que nos ocupa, una variedad nada despreciable de equivocaciones: históricas, racistas, sociales, políticas, culturales, están inmersas en su poderoso caudal en relación a una de las células rítmicas que más ha influido en la cultura popular musical y bailable del continente americano: tango congo.
Mostraremos, a partir de trabajos publicados en diferentes épocas, los deslices y equivocaciones, intencionados o no, acerca de tango congo. El de hoy, Imágenes de España en la música de Debussy, es una monografía presentada por Paloma Otaola González a la Universidad Jean-Moulin Lyon 3. 
Trabajos como este confunden a los no entendidos sobre el tema, pues no aclaran con exactitud los términos musicales con los que elabora…

La primera habanera descubierta

El amor en el baile .Con este título se publicó lo que los musicólogos e investigadores han reconocido como la primera habanera escrita. Apareció en el periódico literario habanero La Prensa, un 13 de noviembre de 1842. Los versos, expresamente creados para cantarlos en una contradanza por primera vez, dicen así:
Yo soy niña, soy bonita
Y el pesar no conocí;
Yo soy niña, soy bonita,
Y el pesar no conocí. Pero anoche, ¡ay mamita!, Yo no se lo que sentí. Mi corazón latió así... ¡Ay!, yo creo se agita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Porque el amor entró en mi.

En el periódico se habla de que fueron creados y cantados al compás de la música en 1841, unos meses antes de darse a conocer la noticia. Pero lo más importante que sucedió ese día, en uno de los salones del café La Lonja situado en la calle O´Reilly y a un costado del Palacio de los Capitanes Generales,…

Habanera

Tango Congo en la Habanera Una viaje por el mundo hasta hoy

En la habanera viajó tango congo a través de toda América, luego de un viaje a Europa en la obra del vasco Sebastián Iradier. El Arreglito, una de las habaneras del músico peninsular, fue incorporada a la ópera Carmen por George Bizet, pensando éste que era una pieza anónima de la música española, de la que tanto gustaba.  Llegó a América aupada en la fama que alcanzó Carmen, la obra del compositor francés. Y desde el río la Plata, en el sur americano, hasta el río Hudson, en  tierras norteamericanas, sintió el aplauso atronador de un público que no ha dejado de tararearla.
El siguiente artículo, de la musicóloga cubana María Teresa Vera, es un exhaustivo análisis de la procedencia de la habanera y sus raíces en la contradanza criolla.




Maria Teresa Vera La Habanera


La música es uno de los rasgos culturales en los que se denotan los primeros elementos nacionales. Desde el siglo XVIII se conocían en España géneros musicales “venidos d…