Skip to main content

Larga y fructífera relación musical. Cuba y Estados Unidos. Primer intercambio

Louis Moreau Gottschalk y Manuel Saumell

Louis Moreau Gottschalk. Nueva Orleans, 1829-Rio de Janeiro, 1869
Este mes se cumple el 143 aniversario de la muerte de Manuel Saumell, importante compositor y pianista cubano. El de las contradanzas criollas.  Seis meses antes de su fallecimiento moría, en Río de Janeiro, Louis Moreau Gottschalk. Uno de los más importantes músicos norteamericanos de su tiempo y un pionero en América  en la utilización y mezcla de la música popular y la música clásica.
Ambos se habían conocido en 1854 en La Habana, en el primer viaje de los tres que realizó el norteamericano a Cuba, para sellar una amistad que derivó en el primer intercambio musical documentado entre las músicas de ambos países.
A mediados del siglo XIX La Habana y Nueva Orleans eran las ciudades de mayor intercambio cultural y comercial de la zona. Sus industrias azucareras estaban muy conectadas entre si y Gottschalk, que acababa de llegar de su formación europea repleto de recomendaciones para las autoridades de la isla, hacía su entrada a una ciudad que se vanagloriaba de recibir los mejores espectáculos que salían de las fronteras europeas.

En pocos días conoció a los más importantes músicos de la ciudad, convirtiéndose en la estrella de la sociedad habanera del momento. Sus inagotables conciertos y su maestría pianística eran noticia constante en los periódicos habaneros. Fue un encuentro casi casual en el taller de Juan Federico Edelmann, alemán que estableció la primera casa de música y compañía de ediciones musicales en la ciudad. El lugar se había convertido en un espacio de tertulias musicales entre los notables, los menos y los aprendices sobresalientes. En una de esas tertulias coincidieron ambos.
Juan Federico Edelmann (1795-1848)
Desde ese momento, en la relación entre las músicas de Cuba y Estados Unidos, se establecía un punto de partida. El uno tomó del otro. Pero lo más notable en ese intercambio, que algunos pocos académicos consideran en su obra, fue la incorporación del spanish tinge -o latin tinge- a la obra del compositor de Nueva Orleans, viajando en sus interpretaciones y partituras musicales por toda la América. La célula rítmica que Gottschalk incorpora de las contradanzas -y tal vez de las habaneras que ya por ese entonces hacían furor en la ciudad-, no fue otra que ese patrón rítmico, de origen Bantú, reconocido en Cuba como tango congo. ¿Hablaron ambos de la sabrosura y cadencia que le imprime a una pieza su utilización? Tal vez si o tal vez sólo un intercambio creativo. Un hallazgo en medio de la pasión creadora que el músico de Nueva Orleans le imprimió a su vida.

Además de Saumell, Gottschalk había establecido una relación de amistad con uno de los más ilustres músicos de la ciudad para ese entonces: Nicolás Ruiz Espadero. Esa fuerte relación entre ambos músicos fue tal vez la causa que originó el motivo principal de la pieza Ojos criollos. Obra en la que Gottschalk utiliza, por primera vez en la mano izquierda del piano, el patrón tango congo.
Una bella habanera -sin dudas tuvo que serlo-  a la que el músico norteamericano le compuso la pieza y que vivía en la misma casa que la enamorada de Espadero. Este llevó al recién llegado de Europa, tal vez intentando agradar a la familia que según cuentan era de las más importantes de la sociedad habanera, a ofrecer un concerto privado en la mansión de sus enamoradas.
                                                                             
De ese idilio nació, cinco años después, Ojos criollos. Op, 37 Danse Cubaine, 1859. Pieza que marca otro idilio, el que existió entre las músicas de Cuba y Estados Unidos durante los próximos cien años.






Para ver todas las páginas (11) de la partitura: Partifi








                                                                             

Comments

  1. Roberto: vi el comentario que dejaste en mi artículo de Cubaencuentro. Escríbeme a mi mail: aga@unam.mx
    Alejandro G. Acosta

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El ritmo de tango, o habanera, en la música clásica

En tiempos de internet, donde el afán por el conocimiento te puede llevar por caminos trillados, confusos o equivocados, hay que aprender a extraer la información de la manera más profesional posible. Hay seudo-verdades que se vienen arrastrando desde hace siglos. En el caso que nos ocupa, una variedad nada despreciable de equivocaciones: históricas, racistas, sociales, políticas, culturales, están inmersas en su poderoso caudal en relación a una de las células rítmicas que más ha influido en la cultura popular musical y bailable del continente americano: tango congo.
Mostraremos, a partir de trabajos publicados en diferentes épocas, los deslices y equivocaciones, intencionados o no, acerca de tango congo. El de hoy, Imágenes de España en la música de Debussy, es una monografía presentada por Paloma Otaola González a la Universidad Jean-Moulin Lyon 3. 
Trabajos como este confunden a los no entendidos sobre el tema, pues no aclaran con exactitud los términos musicales con los que elabora…

La primera habanera descubierta

El amor en el baile .Con este título se publicó lo que los musicólogos e investigadores han reconocido como la primera habanera escrita. Apareció en el periódico literario habanero La Prensa, un 13 de noviembre de 1842. Los versos, expresamente creados para cantarlos en una contradanza por primera vez, dicen así:
Yo soy niña, soy bonita
Y el pesar no conocí;
Yo soy niña, soy bonita,
Y el pesar no conocí. Pero anoche, ¡ay mamita!, Yo no se lo que sentí. Mi corazón latió así... ¡Ay!, yo creo se agita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Porque el amor entró en mi.

En el periódico se habla de que fueron creados y cantados al compás de la música en 1841, unos meses antes de darse a conocer la noticia. Pero lo más importante que sucedió ese día, en uno de los salones del café La Lonja situado en la calle O´Reilly y a un costado del Palacio de los Capitanes Generales,…

Habanera

Tango Congo en la Habanera Una viaje por el mundo hasta hoy

En la habanera viajó tango congo a través de toda América, luego de un viaje a Europa en la obra del vasco Sebastián Iradier. El Arreglito, una de las habaneras del músico peninsular, fue incorporada a la ópera Carmen por George Bizet, pensando éste que era una pieza anónima de la música española, de la que tanto gustaba.  Llegó a América aupada en la fama que alcanzó Carmen, la obra del compositor francés. Y desde el río la Plata, en el sur americano, hasta el río Hudson, en  tierras norteamericanas, sintió el aplauso atronador de un público que no ha dejado de tararearla.
El siguiente artículo, de la musicóloga cubana María Teresa Vera, es un exhaustivo análisis de la procedencia de la habanera y sus raíces en la contradanza criolla.




Maria Teresa Vera La Habanera


La música es uno de los rasgos culturales en los que se denotan los primeros elementos nacionales. Desde el siglo XVIII se conocían en España géneros musicales “venidos d…