Skip to main content

TANGO CONGO and their descendants


I'll start this publication by revealing the names of my descendants: children, grandchildren, great grandchildren spread throughout the Americas. In every place I played, I left my sap rhythm.
I will not temporally linear manner, but so timeless. At the end of the day all my musical descendants still make new genres for many people, again and again, despite the time they reached the world over the last two centuries.


The ragtime and argentine tango

                           Scott Joplin. The Entertainer, 1902

I will relate, in order to tell you the story of my descendants, to specialists work addressing thoughts quite clear and verifiable for ordinary people. I want to reach everyone: not only academics, musicians, intellectuals. Until today was the common people that welcomed me, asked me and followed me. Almost always unaware of my existence, the dancers -so the story from early nineteenth century tells- were the ones that contributed for the popular rhythms to become fashionable and got them ​​famous with their requests -in situ. So my appreciation and gratitude to the humble, simple and often forgotten people which has represented me.

Angel Gregorio Villoldo. El negro alegre, 1909 

The article you will read as follows -Tango y Ragtime, un paralelo en el tiempo y a la distancia-, from the argentine composer, critic and musicologist Pompeyo Camps, analyzes temporary parallel, conceptual and social differences between these two genres. One located to the north of America, the ragtime, and the other to the south, the argentine tango. Two of my descendants who are famous, both coming from -the habanera- the rhythm that distinguishes them.

 Today´s Habaneras

I have informed in previous articles, about my wanderings through the world perched on the habanera. This variant of the cuban quadrille sung or Danza Habanera was the first cuban musical expression to be internationalized. Therefore its long and countless trips to Europe and America in the nineteenth century and throughout the world during the twentieth century. Today, the habanera, is preserved, revered and sung, with some modifications and adaptations over time, in many places of the Iberian Peninsula.  It arrived through the musical masterpieces of Basque composer Sebastian Iradier at  mid-nineteenth century.

Comments

Popular posts from this blog

El ritmo de tango, o habanera, en la música clásica

En tiempos de internet, donde el afán por el conocimiento te puede llevar por caminos trillados, confusos o equivocados, hay que aprender a extraer la información de la manera más profesional posible. Hay seudo-verdades que se vienen arrastrando desde hace siglos. En el caso que nos ocupa, una variedad nada despreciable de equivocaciones: históricas, racistas, sociales, políticas, culturales, están inmersas en su poderoso caudal en relación a una de las células rítmicas que más ha influido en la cultura popular musical y bailable del continente americano: tango congo.
Mostraremos, a partir de trabajos publicados en diferentes épocas, los deslices y equivocaciones, intencionados o no, acerca de tango congo. El de hoy, Imágenes de España en la música de Debussy, es una monografía presentada por Paloma Otaola González a la Universidad Jean-Moulin Lyon 3. 
Trabajos como este confunden a los no entendidos sobre el tema, pues no aclaran con exactitud los términos musicales con los que elabora…

La primera habanera descubierta

El amor en el baile .Con este título se publicó lo que los musicólogos e investigadores han reconocido como la primera habanera escrita. Apareció en el periódico literario habanero La Prensa, un 13 de noviembre de 1842. Los versos, expresamente creados para cantarlos en una contradanza por primera vez, dicen así:
Yo soy niña, soy bonita
Y el pesar no conocí;
Yo soy niña, soy bonita,
Y el pesar no conocí. Pero anoche, ¡ay mamita!, Yo no se lo que sentí. Mi corazón latió así... ¡Ay!, yo creo se agita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Mamita, sí, mamita, sí. No lo dudes, él palpita Porque el amor entró en mi. Porque el amor entró en mi.

En el periódico se habla de que fueron creados y cantados al compás de la música en 1841, unos meses antes de darse a conocer la noticia. Pero lo más importante que sucedió ese día, en uno de los salones del café La Lonja situado en la calle O´Reilly y a un costado del Palacio de los Capitanes Generales,…

Habanera

Tango Congo en la Habanera Una viaje por el mundo hasta hoy

En la habanera viajó tango congo a través de toda América, luego de un viaje a Europa en la obra del vasco Sebastián Iradier. El Arreglito, una de las habaneras del músico peninsular, fue incorporada a la ópera Carmen por George Bizet, pensando éste que era una pieza anónima de la música española, de la que tanto gustaba.  Llegó a América aupada en la fama que alcanzó Carmen, la obra del compositor francés. Y desde el río la Plata, en el sur americano, hasta el río Hudson, en  tierras norteamericanas, sintió el aplauso atronador de un público que no ha dejado de tararearla.
El siguiente artículo, de la musicóloga cubana María Teresa Vera, es un exhaustivo análisis de la procedencia de la habanera y sus raíces en la contradanza criolla.




Maria Teresa Vera La Habanera


La música es uno de los rasgos culturales en los que se denotan los primeros elementos nacionales. Desde el siglo XVIII se conocían en España géneros musicales “venidos d…